Terapia Pareja

  Terapia de Pareja

¿Qué significa amar? El amor mas allá de una definición, es una actitud ante la vida, que requiere una teoría y práctica en la terapia de pareja.
Actualmente a cualquier expresión romántica le llaman amor. Crecemos con ideas distorsionadas acerca del amor de parejas, como son las siguientes ejemplos:
    ”Ojalá encuentre alguien que me ame”. Como si se tratara de una cuestión de suerte y no de la capacidad de amar al otro.
    “Ya encontré a mi media naranja”. Que significa que mi patología y desamor embonan perfectamente con la otra persona.
    “Mi pareja es mi sol y mi mundo entero”. Hacemos del otro, el motivo de nuestra existencia, por miedo a vivir nuestra propia vida con errores o aciertos y así culpamos a nuestra pareja de todo lo bueno o malo que nos suceda, olvidando que nosotros somos los únicos responsables de nuestros actos.
     “Del amor no hay nada que aprender”. Pensamos que se nace sabiendo amar, cuando no podemos ni siquiera definir el amor, mucho menos, deducimos la necesidad de una teoría y de un aprendizaje del amor.
     “Un hombre o una mujer atractivos, adinerados e inteligentes, son considerados con los ingredientes suficientes y necesarios para una relación de pareja feliz”; Pero se les olvida que el ingrediente principal es el amor y lo justifican diciendo que es un bono que viene incluido en el paquete y que el amor brotará por si mismo.
     “Voy a encontrar a mi príncipe azul”. Idealizamos a un hombre que tiene grandes cualidades, pero este sólo existe en nuestra imaginación. El compañero que tenemos a nuestro lado nos decepciona por sus defectos y rápidamente lo transformamos en sapo.
     “Te amo porque te necesito”. Ágilmente desarrollamos una relación de codependencia con nuestra pareja, por la necesidad de crear un vínculo afectivo que nos da la sensación de ser amados.

No existe otro sentimiento como el Amor de Pareja que genere tantas falsas expectativas y anunciados fracasos como éste, por la falta de conocimiento de uno mismo y del otro ser humano que elegimos como pareja, simplemente porque no tomamos en cuenta que él o ella, tienen una historia personal, una educación y metas diferentes a las nuestras.

Estas diferencias importantes, que a simple vista son obvias, hacen que nuestra relación de pareja se convierta en un sinfín de malos entendidos: de silencios donde deberían existir las palabras, de amenazas donde la comprensión está ausente, del respeto que parece brincar las barreras de la impotencia, del enojo que nos ofrece sus peores dramatizaciones. Lo conveniente es asistir a una terapia de pareja.

 

Así es, como poco a poco, destruimos lo que con tantas falsas ilusiones construimos, por habernos enamorado locamente de él o de ella, con el fin de quitar las barreras físicas y emocionales que nos separan. Rápidamente idealizamos al otro convirtiéndolo en el objeto de nuestro amor, lo que dificulta una buena terapia de pareja.

  Una relación amorosa debe construirse día a día, con el conocimiento que nos aporta la convivencia cotidiana y la certidumbre de querer compartir la vida con el otro ser humano que consideramos valioso, con quien la vida es alegría, un misterio por resolver y la felicidad como una emoción con la que deseamos tropezar a cada momento.


 Crisis en la pareja

    El amor es el ingrediente principal en una relación de pareja, lo necesitamos como el aire que respiramos, cuando falta sobrevienen las crisis que son de diferentes tipos:

  • Por inmadurez de ambos.
  • Falta de autoestima, sentimos que no somos dignos de recibir amor.
  • No sabemos dialogar,  no tenemos la capacidad de escuchar, sin descalificar, ni ofender al otro.
  • Olvidamos los detalles que  enriquecen la relación día con día.
  • No sabemos perdonar un agravio y lo utilizamos como un arma que nos da poder, para agredir descaradamente al otro.
  • Si vivimos cada día en forma independiente, le devolvemos al tiempo su riqueza y al amor su esplendor.
  • Los problemas sexuales son capaces de terminar la relación de tajo. Además, amenazan la estabilidad de la pareja, al estar arraigados en la educación, en la cultura, en los tabúes, en los prejuicios y en la incapacidad de expresar el placer, por el temor a ser juzgados.
  • Es difícil salvar la relación, si sólo uno aporta el amor y el otro no.
  • Intromisión de la familia política.
  • Envidias profesionales.
  • Celos patológicos, por inseguridad personal.
  • Enfermedades emocionales: depresión, neurosis. estrés. etc.
  • Infidelidad.
  • El dinero como una forma de manipulación.
  • Paternidad. La pareja queda desplazada.
  • La falta de expresión del amor con palabras, caricias y ternura.
  • Carencia del sentido del humor.
  • Las etapas de la relación de pareja cambia a través de los años. No es lo mismo el amor y la pasión de los primeros años, que en la etapa de la madurez y la necesidad del compañero amoroso en la vejez.

 Tratamiento

    La terapia de pareja, es un camino para resolver los problemas tan variados que afectan la relación. Pueden ser: para reconstruirla o terminarla y no repetir los patrones obsoletos y dañinos con la nueva pareja.

    Los problemas sin importar su causa son responsabilidad de ambos al cincuenta por ciento, no es válido ser un espectador sin involucrarse cuando somos parte del problema y de la solución.

    No es posible sostener una promesa de amor eterno cuando con el paso del tiempo “aquel amor” se transformó en odio y rencor, porque nuestro juramento estaba basado en: una ilusión, en el dinero, en el sexo, en la paternidad y en la felicidad, que como un bloque de hielo se desvanecen y no queda nada.

    Hay parejas que están unidas por una relación destructiva, que es enfermiza y está basada en el desamor. La mejor solución es separarse y no continuar agrediéndose inútilmente, tenemos derecho a fracasar.

    Cuando alguno de los dos no tiene la voluntad de continuar la relación, se vuelve dañina y no sabemos cómo romper ese vínculo sin convertirlo en tragedia, este es el momento propicio para solicitar ayuda de un psiquiatra.

Acudir a una terapia de pareja,  lo que se busca es el crecimiento y la libertad de cada uno, no es un lazo que ate o que nos impida ser independientes.

    La vida en pareja, es un excelente escenario para representar día a día, nuestros logros o carencias ¿Quién mejor que nuestra pareja para ser un espectador silencioso, el amante siempre dispuesto, el sabio consejero, el amigo divertido y el cómplice de aventuras insospechadas? Finalmente, lo único que cambia es la expresión del amor.

    En cualquiera de sus manifestaciones, el amor es el regalo más grande que podemos recibir de nuestra pareja, no se compra ni se exige.


Historia de una pareja. El Regalo  (The Gift )

“Hay amores que destruyen y otros que son constructivos”.
…el amor no es un fenómeno accidental y mecánico que simplemente “se experimenta”. Es, por el contrario, un arte, algo que requiere un aprendizaje… Erich Fromm.
Una pequeña historia, que muestra a una pareja que pretenden iniciar una relación, él le brida su afecto y al paso del tiempo él se desilusiona de ella y le pide le regrese su obsequio. En el video se ve como un hombre entrega su ”corazón” a una mujer y no es correspondido. Esta mujer es tan cruel que le roba su “corazón” y como consecuencia este hombre cae en una profunda depresión y aislamiento y la forma en que este hombre sale de ese estado es con el afecto de otra mujer.
El corazón no es un sinónimo de amor, sin embargo, se utiliza como símbolo de cualquier tipo de afecto.
Dra. Laura Hinojosa

Contacto:  Tel  5659 3420
Coyoacán D.F.